Depresión en los Atletas

Hace días el mundo del deporte estuvo de luto por la partida del fisicoculturista Luke Sandoe, cuya causa de muerte fue atribuida a la depresión.
Pero, ¿Qué es lo que lleva a un atleta y a cualquier persona a caer en está enfermedad?.
La depresión es una enfermedad que no respeta nivel social, nacionalidad o profesión; por lo cual nadie se exenta de ella. Si bien es cierto que para un atleta la probabilidad de tener depresión es un 50% menos, comparado con quiénes no practican alguna actividad física; el otro 50% podría combatirse con una adecuada psicología deportiva.

TE PUEDE INTERESAR LEER: FALLECE LUKE SANDOE


Para entender esto tenemos primero que entender que es la depresión.
La depresión es el hecho de sentirse triste, melancólico, infeliz o derrumbado, por periodos extensos que van de semanas, meses hasta años y que ocurre a cualquier edad y tiene diferentes causas.
Por otro lado un atleta ha tenido largas jornadas de preparación en cuerpo y mente para lograr a toda costa obtener el triunfo; pero detrás de está preparación, hay algo más que disciplina, dieta y largas horas de entrenamiento; también existe cansancio emocional, recibe gritos de su entrenador, se le exige siempre dar el máximo; pero no se le enseña a sobrellevar la derrota.


En ocasiones el atleta es alejado de su familia y amigos, experimentando por largo tiempo la soledad, la cual, es otra causa de la depresión; y ni hablar de las lesiones, que en ocasiones sucede justo antes de una competencia, dando paso a la frustración; tanto esfuerzo, para nada. La enorme expectativa que mucha gente tiene depositada en un atleta, hace cada vez más pesada esa obligación de obtener el triunfo, arriesgando incluso su integridad física.


Con todos estos factores, claro que el atleta está propenso a caer en depresión. Aquí es donde la Psicología Deportiva entra, ya que enseña a los atletas  a controlar sus emociones, su conducta y sus pensamientos; antes, durante y después de una competencia, es decir, ayuda al atleta a recuperar la confianza en sí mismo, a liberar la presión ejercida sobre el para obtener un buen resultado; sin embargo al igual que con el resto de la población, la cultura de un apoyo psicológico en el deporte y una sana Salud Mental, aún no es aceptada como una herramienta que pueda mejorar la calidad de vida y deportiva.
Mientras esto no se haga conciencia de esto seguiremos viendo historias como la del fisicoculturista Luke sandoe repetirse.


Acercate con un profesional de la Salud recuerda esa frase Mente sana en cuerpo sano.


Psic. Javier Alejandro Marceleño 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *